R.Madrid - Barcelona, una pugna clásica irrenunciable...

de MAROGAR .
artículo leído 88 veces

“¡Hala Madrid”, ¡Hala Madrid! Noble y bélico adalid, caballero del honor, A triunfar en buena lid, defendiendo tu color...”

 “Barça, Barça, Barça… Jugadores, aficionados, todos unidos hacemos fuerza, son muchos años llenos de sacrificio, son muchos los goles que hemos gritado…”

Día 23. Diciembre. 2017, se jugó un nuevo clásico entre Real y Barcelona. Ya no importa la pregunta “ ¿Quién llega mejor al clásico? ”.  La Liga ha quedado cerrada, tanto por la victoria del Barcelona por 3-0 como por la derrota de ayer del Atlético de Madrid contra Español por 1-0. El Madrid venía de ganar el Campeonato del Mundo frente a Gremio que había originado el aplazamiento en la Liga contra Leganés, tres puntos todavía por asignar.

El día de la Lotería Nacional de Navidad, entrevistaron a Juan Diego Botto y Benjamín Prado, seguidores de Barcelona y Real Madrid respectivamente, que hablaron anticipadamente del clásico del sábado. (Javier Martínez, ElMundo): “Creo que los aficionados lo que tenemos en común es la pasión por el fútbol. Es más, lo que nos une que lo que nos separa y hay una cosa muy bonita que nos separa que es el deseo no solo de que gane nuestro equipo, sino de que el otro pierda”, asegura Diego Botto. “No es el momento del juego más bello, pero ahora nos toca a nosotros la eficacia y la contundencia”. Benjamín Prado aseguró que “el fútbol consiste básicamente en que mis brasileños le ganen a los tuyos”. (…) “Creo que el Madrid está jugando por debajo de las posibilidades de su plantilla y el Barcelona justo al revés, yo diría que por encima de ella”. Y Botto asegura: “Para Reyes, me voy a pedir la autoestima de Cristiano Ronaldo… Me parece admirable… aunque a muchos pueda parecerles excesivo, o muy excesivo, que hoy sea el jugador que es. Aunque no tenga la creatividad ni la generosidad de Messi”. Benjamín Prado significó: “Ronaldo es un jugador shakesperiano. Es un drama ser un jugador tan excepcional, no por su fútbol, sino por sus números, una especie de Raul a lo bestia, pues los números aplacan cualquier crítica, te caen encima sus cifras y te tienes que callar, pero saber que hagas lo que hagas existe ese otro tipo que lo va a hacer mejor y que además lo va a hacer más fácil. Todo lo que para él parece trabajoso, basado en una voluntad de hierro, luego llega el otro y hace “pin, pin, pin”. Dicho eso, como me voy a creer yo que Ronaldo sea el mejor jugador de la historia si ni siquiera creo que lo sea Messi. De los que he visto, nadie se parece a Maradona”. Juan Diego Botto se explaya: “Hay un libro de Stephen Hawking que se titula “A hombros de gigantes”, en el que se reconoce como un científico que se ha subido a hombros de otros que vinieron antes. Creo que en el fútbol sucede algo parecido con Maradona… Y corrobora Benjamín Prado: “Maradona demostró que el fútbol es una cosa de bajitos con el culo pegado al césped que llevan la pelota cosida al pie. Eso vale para Messi, para Iniesta, para Xavi. Sin embargo, Ronaldo ha demostrado que, siendo un atleta, un “madelman” con tableta de gimnasio, también se puede ser, al menos en cuanto a resultados, uno de los mejores del mundo. Vuelvo a lo de shakesperiano. La gente lo admira, pero no lo quiere”. Eterno debate con las figuras destacadas Cristiano-Messi.

El primer clásico de la historia entre Real Madrid y Barcelona se disputó en 1902, la “Copa de la Coronación” se jugó en el Hipódromo de Madrid, ganando en aquella ocasión el Barcelona por 3-1. Allí se inició la rivalidad existente. Un equipo, Barça, fundado en 1899 por el suizo Hans Gamper y Real Madrid en 1902 creado por Juan y Carlos Padrós, hermanos, nacidos en Cataluña. Solo hace tres meses que el Real ganó al Barça en la “Supercopa” reconociendo hasta los jugadores catalanes que el Madrid estuvo por encima de ellos. Aquella realidad evolucionó, el Barça encadenó 24 partidos sin perder y lidera la Liga. Actúa con un juego sólido con ciertas dificultades de los contrarios para recibir goles. Teóricamente, el Real llegaba a este partido con una defensa y centro del campo en buena forma si bien no hace tanto que eran criticados y tenían dificultades para elegir centrales. Incluso el factor campo no es tradicionalmente la solución definitiva. Para el Real Madrid la victoria sería la guinda para este año, después de haber obtenido cinco títulos. Pero el Barça está siendo más transparente y resolutivo en ataque con menos ocasiones generadas que Real. Si nos atenemos al apunte que hace (Lorenzo Lara, Marca.22. diciembre.2018), siete de los goles del R. Madrid fueron de estrategia, seis de córner y uno en falta indirecta. Mientras, el Barcelona logró seis goles de estrategia, cuatro de ellos de córner. El lado más peligroso es la izquierda de su ataque… El Barça se muestra especialmente peligroso en jugadas por el centro, de los goles conseguidos fueron 19 las que llegaron por ese sector, 16 por la izquierda y 13 por la derecha. Por el contrario, el R. Madrid logra por la banda izquierda 21 goles, 16 por el centro y 8 por la derecha.

Y empezó el partido.  Ritmo en el Barça para empatar a cero y Real muy presionante el primer cuarto de hora a las salidas de balón. Todo se estabilizó después. Aparente superioridad del Real Madrid, más control de pelota hasta el 51%, en los últimos cinco minutos del primer tiempo mucho ritmo de balón con ocasiones de gol. Pero, equilibrado todo de manera que los dos equipos dispusieron de dos ocasiones sin resolver. Messi no aparecía; Ronaldo tampoco. Kovacic flotaba en medio campo para intentar hacer sombra a Messi si este atacaba; Paulinho hacía daño al Real actuando de segunda punta, un tanto como hace tiempo jugaba Neskens, Amor o Bakero, porque Ramos no ajustaba las marcas en sus llegadas. Los laterales avanzando, Marcelo el que más riesgo y peligro generaba. Modric se emparejaba siempre con Iniesta. Con ello apunto que había bastantes fijaciones individuales en las marcas. Los dibujos de ambos, aproximadamente en 1.4.4.2., Benzema no concretaba nada y estaba torpe en recepciones y distribución; Suárez a su estilo, incordiando y buscando zonas libres para recibir. Jugadas de detalle bastantes, incluso una muy concreta que a pase de Kroos desde el fondo de la izquierda, Cristiano quiso rematar y se le pasó el balón entre las piernas lo que no es habitual observar. Keylor había intervenido bien en las ocasiones contrarias y Stegen había estado eficaz con sus movimientos robóticos y prácticos cuando se queda “congelado” a la espera de que el balón llegue.

En la segunda parte, apagón físico del Real Madrid y control claro de la pelota por parte del Barça, llevando la iniciativa. En minuto 53 gol de Suárez después de una sucesión de combinaciones en velocidad del Barcelona, origen en una recuperación y salida franca del balón por parte de Busquets. La llegada de Suárez por la izquierda fue sin vigilancia defensiva, Carvajal regresaba tarde del ataque anterior, Kovacic no intentó atajar la conducción de Rakitic por su afán de perseguir la carrera de Messi, lo que le dio toda la iniciativa y pase posterior de gol. En el 63 se acabó el partido, penalti que tira Messi hecho por Carvajal con la mano que provoca su expulsión. Hubo escarceos, jugadas a la brava, cambios de todo tipo, y alguna jugada más de gol por ambos bandos. Pero el interés decayó, la posesión había cambiado a favor del Barcelona con 56% que mostraba la tónica general del partido. Algunas reclamaciones de penalti del Real Madrid, dos al menos, pero eran involuntarios y, lógicamente, no eran faltas punibles. El entusiasmo del Real se mostró a la desesperada con Asensio y Bale en el campo que intentaron marcar, y ya finalizado el partido el 3-0 llegó, curiosamente en una recuperación de Messi en una banda a balón salido que tanto protestaron en jornadas pasadas,

Sinceramente, aparte otras consideraciones de detalle, el Barcelona fue superior y el Real no logró estabilizarse, ni superar sus carencias en esta jornada. Por esos decía yo que la realidad siempre vence a la presunción, y las ganas de alabanza a los fuera de serie son ficticias igualmente por cuanto se demuestra que este partido lo ganó el equipo, esa labor constante y ciega, tantas veces no reconocida. Y no creo que sea tan cruel el reconocimiento de que, hoy, el Barcelona fue mucho mejor que el Real Madrid. “El que vive de ilusiones, muere de realidades” deberíamos reconocer. Pero es posible que la mejor postura de los aficionados y profesionales madridistas sea el hecho de no perder el buen humor como señala Woody Allen: “Odio la realidad, pero es en el único sitio donde se puede comer un buen filete”.

Salamanca, 23. Diciembre. 2017.


Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad personalizada a través del análisis de su navegación.
Si continúa navegando acepta su uso. Más información y política de cookies.

CERRAR